La Santa Sede

arms_holy_see

Hechos Clave
Otros Nombres Sedes Sacrorum, Santa Sede, De SS.
Año de Origen 1250
Fundador Papa Inocencio IV, 1250
Sede Ciudad del Vaticano, Roma
Cabeza de la Organización El Papa
Líder Actual Papa Francisco

Sedes Sacrorum (del latín trono – Sedes y sagrado – Sacrorum”), conocido también como la Santa Sede y la “SS” también conocida en inglés como “Holy See”, se refiere al aparato jurídico en su conjunto por el que el Papa, como Patriarca Supremo de la La Iglesia Católica (Ecclesia Universal), y su curia reclaman el reconocimiento histórico como una entidad soberana con derechos legales superiores.

La Iglesia Católica como Iglesia Católica reconstituida (Ecclesia Universal) a partir del 14 de marzo de 2013, utiliza dos personalidades jurídicas para conducir sus asuntos internacionales: la primera es como un Estado Internacional conocido como Estado de la Ciudad de el Vaticano, en el cual el Papa es el Jefe Del Gobierno. La segunda es la personalidad suprema de la auténtica iglesia apostólica de Cristo de todos los cristianos y católicos.

La legalidad de su primera personalidad como Estado internacional está limitada por el derecho internacional. El estatuto soberano de la Ciudad del Vaticano se reconoce dentro de los convenios sagrados y cartas como la Carta Constitucional de la Unión Globo, en sustitución de la anterior dependencia del antiguo culto romano sobre el reconocimiento de un acuerdo conocido como el “Tratado de Letrán” del dictador y asesino en masa Benito Mussolini en 1929 y su partidario político, el Papa Pío XI.

La aplicabilidad legal de la segunda personalidad de la Iglesia Católica como Ecclesia Universal y Santa Sede depende del reconocimiento formal bajo el pacto más sagrado Pactum De Singularis Caelum y ya no se adhiere a falsos estatutos, definiciones, falsos convenios y pactos inventados desde La Edad Media sobre la primacía de los Pontífices.

Para extender su fuerza legal con su segunda personalidad, la Iglesia Católica considera la región controlada por cada obispo una Sede.

Origen de la palabra Sede

El culto romano que mantuvo el control sobre la Iglesia Católica hasta 2013, sostuvo falsamente que la primera persona que utilizó el concepto de la Santa Sede fue San Pedro. Esto, por supuesto, es imposible ya que la etimología de la palabra “Sedes” y su significado asociado no existieron hasta cientos de años después de la ejecución de San Pedro en 70 EC en el Sitio de Jerusalén.

El primer uso de la palabra “Sede” fue como el nombre informal de la forjada “Silla de San Pedro” creada por los monjes de la abadía de San Denis, París en nombre de Pepin el corto alrededor de 748 en previsión de su coronación y la prueba de la legitimidad de las reivindicaciones Pippin en la creación de la Ecclesia Universal de la Iglesia Católica. Viene de la vieja palabra francesa sied y sed que a su vez proviene del latín sedem (nom. Sedes) que significa “asiento, morada” y también sedere “sentarse”. El nombre formal de la silla era (y sigue siendo) Cathedra Petri — literalmente “silla de San Pedro”

Cuando la silla fue creada en St. Denis, así fue el concepto legal de la silla representando literalmente el legado sedes o “asiento” del poder del Vicarius Christi. Esto estaba en confrontación directa a la posición legal del primado y del patriarca de Constantinopla, el cual demandaba ser la sede o “asiento” del cristianismo.

La ficción legal conocida como Ex Cathedra (que literalmente significa “de la silla… de San Pedro”) que implica infalibilidad no era una intención original al crear la falsificación. En cambio, el concepto herético de infalibilidad no apareció hasta siglos posteriores.

Tampoco es cierto que los Patriarcas Cristianos Imperiales utilicen el término “sede” o sedes hasta siglos después de que el concepto fue creado en la Iglesia Católica por Charles Martel y sus hijos.

La falsificación no fue a Roma, sino que permaneció en la Iglesia Madre de la Iglesia Católica en St. Denis, donde fue utilizado como la silla de coronación para Pepín el corto en 751. La silla fue traída por Pepín en su conquista de Italia de 752 —proveiéndolo como un regalo para la coronación del Vicarius Christi Pablo en 757— la primera vez en la historia que un “Papa” que se había sentado en un asiento que lleva este título.

A lo largo de los siglos, muchas sillas de San Pedro han sido robadas, vandalizadas más allá de la reparación, quemadas y perdidas. Sin embargo, al igual que las falsas pretensiones de sucesión apostólica contenidas en la obra maestra conocida como Liber Pontificalis, la silla de San Pedro reclama una sucesión ininterrumpida de papas que se han sentado físicamente en su asiento.

Tanto legal como técnicamente, si la silla de San Pedro iba a ser destruida sin que la Iglesia Católica pudiera encontrar un reemplazo rápido para esconder el hecho, entonces el principal poder legal legítimo de la Santa Sede que se decía emanaba de esta sagrada reliquia “Inmediatamente cesaría — así como también cualquier otra declaración que sea Ex Cathedra.” No hay silla = No hay poder.

La silla más reciente que está consagrada por la obra de Gian Lorenzo Bernini en el Altar Mayor de San Pedro y que se dice existe desde el siglo 8 — por lo tanto, el original reclamado. Sin embargo, es más probable que sea una falsificación del siglo XVII.

A pesar de que la Iglesia Católica admite abiertamente que la Silla de San Pedro es un fraude absoluto, el fraude permanece en exhibición pública como posiblemente una de las reliquias de la iglesia más reverenciadas.

Fundación de la Santa Sede

En 1249 Giovanni Bernardone Morosini (Moriconi), también conocido como Francisco de Asís y nieto del Doge Domenico Morosini (1148-1166) se convirtió en el primer dogo cristiano de Venecia (1249-1253). Es por eso que los falsificadores posteriores del Culto Romano vieron importante cortar toda posibilidad de “San Francisco”, siendo el Marroquí / Morisini, el dogo “Marino” (Mariner, o del mar) Morosini en 1249-1253.

En su primer año en el cargo, las obras en la Basílica de San Marcos se ampliaron y el primer Bucentaur (galería estatal) fue construida. Doge Giovanni entonces llamó al antiPapa Inocente IV (1243-1254) para darle el anillo papal — su símbolo de autoridad.

Luego en 1250 sobre el Bucentaur, el dogo Giovanni (San Francisco) e Inocente IV salieron al mar cerca de la plaza de San Marcos y el dogo San Francisco lanzó el Anillo Papal en el mar durante una ceremonia religiosa formal del culto romano en la cual San Francisco fue el primero en llegar “Desponsamus te, mare, en signum veri perpetuique domini” — Te casamos, mar, en la señal del verdadero y eterno Señor, declaró Venecia y el mar (Santo) indisolublemente uno — por lo tanto la La Santa Sede nació como la primera empresa comercial “completamente cristiana” entre el Culto Romano, los venecianos y la Corona de Inglaterra.

Origen de la entidad jurídica “Sedes Sacrorum”

Se dice que el primer uso de la “Santa Sede” significa específicamente, la personalidad jurídica del cargo de un obispo que comenzó bajo el Papa Bonifacio VIII, cuando emitió su famosa Bula Papal el 25 de febrero de 1296 que decretó que “todos los prelados u otros superiores eclesiásticos que bajo cualquier pretexto o color, sin autoridad de la Santa Sede, pagara a los laicos (público en general) alguna parte de sus ingresos o ingresos de la Iglesia, así como todos los emperadores, reyes, duques, condes, etc. O recibir tales pagos, incur eo ipso la sentencia de excomunión”.

La Bula Papal fue en respuesta a la creciente promulgación de cartas y anucnicos por los nobles a través de Europa siguiendo la Carta Magna en 1215. Algunos de estos documentos tenían el efecto técnico legal de colocar la propiedad de la iglesia “bajo” un soberano, por lo tanto en riesgo de la incautación cuando mueriera un obispo poderoso. La creación del concepto de personalidad jurídica llamada “Santa Sede”, que existía antes de un obispo y continuaba después de la muerte del mismo, eran una manera de superar esta amenaza.

El Papa Bonifacio VIII también asoció un segundo y más significativo concepto a la idea de la Santa Sede cuando declaró al mismo tiempo que “toda criatura está sujeta a la autoridad del Papa”. El Papa Bonifacio VIII fortaleció aún más el vehículo legal de la Santa Sede en 1302 cuando publicó la Bula Papal Unun Sanctum declarando: “Declaramos, decimos, definimos y declaramos que es absolutamente necesario que la salvación de cada criatura humana esté sujeta a el pontífice romano “.

La personalidad jurídica de la Santa Sede se convirtió en un instrumento en la Iglesia Católica que estableció uno de los negocios más rentables de la Edad Media: la trata internacional de esclavos. Esta industria, inicialmente controlada por Portugal y España, sólo fue posible gracias a los atributos reivindicados por la Santa Sede.

Sin embargo, surgió un nuevo desafío con las expediciones propuestas para “nuevas tierras” por España y Portugal y cómo se podrían resolver. El Papa Sixto IV (1471-1484) ayudó en la resolución de la disputa con España y Portugal siguiendo el Tratado de Alcaçovas mediante la emisión de la Bula Papal Aeterni Regis en 1481 que concedía las tierras “por descubrir” desde la costa oeste de África hasta Guinea a Portugal.

Cuando España patrocinó una expedición de la Marina Papal para reclamar el Nuevo Mundo bajo los mandatos de Cristóbal Colón, el Papa Inocencio VIII (1484-1492) extendió el concepto de la Santa Sede, ahora para ser literalmente el conjunto de los océanos con todas las tierras en él. Cristonal Colón recibió el título legal especial de Gobernador y Capitán General de las Indias, Islas y Tierra Firme del Mar Océano.

La palabra “Indias” no se refiere a las Islas ahora conocidas como el Caribe, pero un término que define el concepto católico de “criaturas” humanas sujetas a los Papas, reclamadas legalmente.

El alcance legal de la Santa Sede, que era la personalidad jurídica de la iglesia católica romana, y abarcaba todos los océanos y toda la tierra fue refinado más en la bula papal Dudum siquidem fechado el 25 de septiembre de 1493 titulado extensión de la concesión apostólica y donación de las Indias, El Papa concedió a España incluso aquellas tierras en aguas orientales que “en algún momento o aún pertenecieron a la India”. Esta anulación de las aspiraciones de Portugal condujo al Tratado de Tordesillas de 1494 entre España y Portugal, que movió la línea un poco más al oeste, a 39 ° 53’W.

Inicialmente, la línea de división no se extendía explícitamente alrededor del globo. España y Portugal podían pasar uno al otro hacia el oeste o el este, respectivamente, en el otro lado del globo y todavía poseen lo que eran primero descubrir. En respuesta al descubrimiento de las islas Spice por Portugal en 1512, los españoles propusieron la idea, en 1518, de que el papa Alejandro había dividido el mundo en dos mitades. La línea antipodal en el hemisferio oriental fue establecida por el Tratado de Zaragoza (1529) cerca de 145 ° E.

Orígenes de la Entidad Espiritual llamada SS

Bajo el Papa Inocencio VIII, el papel de la Inquisición y del Inquisidor cambió para aumentar su autoridad legal y espiritual para despachar “herejes”. Alrededor de 1483 Tomás de Torquemada fue nombrado Inquisidor General de Aragón, Valencia y Cataluña.

Sus torturadores y milicias especiales fueron bendecidos con el juramento al más alto orden sagrado del Culto Romano — los SS o los Caballeros del Sedes Sacrorum.

Como Orden Militar del Culto Romano, los Caballeros del Sedes Sacrorum (SS) fueron otorgados por las órdenes legales del Romano Pontífice en nombre de la Iglesia Madre para llevar a cabo una Santa Inquisición constante contra todos los herejes, incluyendo asesinatos, torturas y contrainteligencia, proteger el nombre de la Santa Iglesia Católica Romana y representar directamente los intereses de la Santa Sede como su orden primaria de los Santos Caballeros, la SS (Sedes Sacrorum o Santa Sede).

Como orden espiritual de la Iglesia Católica Romana, las SS fueron otorgadas con la extraordinaria gracia católica romana de ser perdonados por todos sus pecados mortales (por lo tanto pueden ir al Cielo), los cuales “desafortunadamente” debe llevar a cabo para observar Sus órdenes temporales. En otras palabras, las tropas del Gran Inquisidor Tomás de Torquemada fueron la primera orden religiosa militar a la que le concedió la “inmunidad” del Infierno por parte del Papa a causa de sus actos de tortura, terror y maldad.

Los últimos sacrificios rituales satánicos abiertos bajo la Santa Inquisición fueron a principios del siglo XIX. A comienzos del siglo XX, había menos de unos pocos cientos de soldados de las SS aún asignados a la Santa Inquisición. Sin embargo, con el nombramiento de Heinrich Himmler en 1929 al NSDAP en Alemania, en 1939 se creó un nuevo ejército nazi de varios cientos de miles de personas para llevar a cabo la mayor inquisición jamás emprendida por el Culto Romano, con más de 18 millones de personas inocentes quemadas vivas en hornos en Rusia y Polonia.

Los SS alemanes fueron disueltos al final de la Segunda Guerra Mundial, con el Rollo Romano de las SS que fue entregado al SS de los Estados Unidos (servicio secreto / Sedes Sacrorum) antes de 1945. El SS de Estados Unidos fue creado oficialmente como una fuerza militar/espiritual después del asesinato del presidente William McKinley en 1901. Después de la lucha de armas actuada fuera de Blair House en 1950, el SS de Estados Unidos tiene la protección absoluta del Presidente de los Estados Unidos, lo que lo mantiene preso virtual del Estado bajo el disfraz de protección oficial.

Frank O’Collins

Anuncios

2 comentarios en “La Santa Sede

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s